Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Por eso nos gusta mucho el blog Cuentos Chanchos, por que irónicamente nada hay de sucio en él, es pura y llanamente narrativa cochinamente inmaculada. Es simplemente una colección de narrativa breve publicada en mayo del 2013 sin mayor intención que la de contar historias eróticas, y contarlas muy bien. Al visitarlo, recuerdo la época en la que la literatura era simplemente literatura, nadie se obsesionaba por la optimización SEO de los sitios web ni por el diseño amigable. En Cuentos Chanchos, el lector encontrará un remanso de paz donde poder perturbarse con historias tan procaces como bien escritas.



Copio aquí (sin permiso del autor) uno de los cuentos:

Sanjuanita


"Sanjuanita es una experta en el arte de mamar vergas. Y yo la enseñé. 


    La miro arrodillada en la mazmorra, chupándosela con fundamento a un salidorro que desde el primer segundo, desde el lametón primero, desea eyacular ya pero seguir años sin correrse. La chupa, la masajea, la succiona, la retuerce grácilmente con sus manos, y el hombre se desvanece y se apoya angustiado en la pared para no abrirse la cabeza en la caída y, sobre todo, para no perderse ni un segundo de la delicia que recibe. Como a Sanjuanita no hay quien se le resista, su felacionado termina derramándose en su boca y ella recibe gustosa el esperma sin dejar descansar a su lengua. 


    Al cabo detiene las caricias y se levanta. Se acerca al rostro del macho, lo mira con fijeza y sin mediar palabra lo besa en la boca y desliza en él toda la leche. Él se sorprende, quiere reaccionar, pero las piernas no le obedecen y los músculos siguen anestesiados del éxtasis. Enseguida percibe que aquello, su propio maná, le sabe bien, le gusta. Abre la boca y comparte sin reparos, como quien comparte una fresa dulce, gozoso del descubrimiento, hasta que se queda solo en el regodeo, abrazado a su esposa que observaba sin perder ripio y se ha acercado para sostenerlo. 


    Sanjuanita viene a mí sonriendo —"¿Qué tal lo he hecho? Bien, Sanjuanita, bien"— y me besa, con su aliento de semen, con el sabor del macho en la boca, y yo la acepto sabiendo que es mi primer galardón de la noche: el premio al mejor docente. 


    Me gusta esta chica. Tiene arte, tiene entusiasmo, tiene duende. Tiene el sexo en cada pliegue del cuerpo, en cada célula. Sí, me gusta esta chica."

 Link: Cuentos Chanchos



Cuentos chanchos


Share on Google Plus

About Diego (siempre con su Mariana)

Diego y Mariana se conocieron hace un suspiro de dos décadas. Se quedaron juntos y aprendieron, a la buena y a la mala, las mil maneras de construir una relación. Pronto se dieron cuenta de que el sexo era el más emocionante laberinto y decidieron navegar sus rincones en pareja. Empezaron a escribir lo que les sucedía, sólo porque parecía lógico. Se sentía divertido y así descubrieron que la participación de los demás ayudaba a que las sensaciones estallaran con mejor algarabía. Les gusta jugar con otros. Les gusta follar con otros y les gusta que otros vengan a visitar su Jardín, lo exploren y se vuelvan, al leerlo, compañeros de aventuras.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

Olé, Diego, ¡ya tengo un seguidor! Qué emoción, ¡no me había pasado nunca! :D

Un abrazote.

Aleatorias del pasado