Caer es

en este juego

una

certera forma de volar

Repetir

a fuerza de oficio

la rutina

ambivalente de los besos

equivale a fumigar

lugares comunes con diástoles y sístoles

conjuros

aprendidos de antemano

Por eso

hay que encontrar

el

equilibrio

tocar

mujeres otras puertas

y abrir

así

como si se tratara

de un telégrafo con webcam

las puertas

sin llave de mi casa

 

Diego Velázquez (2013)

Share on Google Plus

About Diego (siempre con su Mariana)

Diego y Mariana se conocieron hace un suspiro de dos décadas. Se quedaron juntos y aprendieron, a la buena y a la mala, las mil maneras de construir una relación. Pronto se dieron cuenta de que el sexo era el más emocionante laberinto y decidieron navegar sus rincones en pareja. Empezaron a escribir lo que les sucedía, sólo porque parecía lógico. Se sentía divertido y así descubrieron que la participación de los demás ayudaba a que las sensaciones estallaran con mejor algarabía. Les gusta jugar con otros. Les gusta follar con otros y les gusta que otros vengan a visitar su Jardín, lo exploren y se vuelvan, al leerlo, compañeros de aventuras.

Aleatorias del pasado